Posteado por: desdelaspurpurarias | 28/06/2012

Olvido

25 de abril de 2012:

Se levantaba con las mareas yermas, buscando con desesperación en las tinieblas de su cabeza, en lo insondable de su alma un recuerdo y un olvido que no llegaba.
Se quitaba el aliento de la boca como si se acabara así las penas del mundo.
Nada se dejaba atrás cuando quería huir de todos los males.

.
Amargos eran sus ojos, terrosos y aguados por los años.
Sus palabras que resbalaban por su lengua como gotas de agua, eran puñaladas dadas al aire queriendo herir a todos y a nadie.
La amargura corría por sus venas, y esa hiel sabía más amarga cuanto más profundas eran sus  arrugas.
Amargo el sabor de las derrotas que lo retaban a duelo en cada esquina.
Amargo era olvidar lo querido, lo perdido; y quiso olvidarlo todo.

.
Hoy no recuerda cuando se hizo amante del olvido.
Olvidó su nombre y sus ganas de vivir.
Olvidó su hambre y las ganas de morir.
El olvido arraigó tan profundo que terminó olvidando al olvido…

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C).

Imagen: Juan Cazorla Godoy (C).

.

Posteado por: desdelaspurpurarias | 20/04/2012

Entre las salinas de tu boca

Entre las salinas de tu boca,

sólo encuentro giros cristalinos de tu encarnada lengua rosa.

Sólo, y en la piedra negra-oscura oteando tu húmedo horizonte,

viene a mí el pensamiento de la fortuna que tuve de conocer el color de tu salitre,

y sentir en mi puño vuestro corazón ardiente.

Te recuerdo,

y digo que mi único sueño fue navegar por los bosques sembrando de sal nuestro paso,

con la soledad de tus ojos y mi soledad de la mano,

buscando volutas y rastros de pies en el agua.

Ahora lloro porque no se qué será de mí sin ti,

sin la espuma, sin la flor, sin las salinas de tu queda boca.

.

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C)

Imagen: Juan Cazorla Godoy (C)

.

Posteado por: desdelaspurpurarias | 19/04/2012

Reflexiones púrpuras

¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías? Miguel de Cervantes Saavedra.

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque nos atrevemos a hacerlas. Las cosas difíciles llevan mucho tiempo, lo imposible puede tardar un poco más” Lucio Anneo Séneca.

“Los hombres pierden la salud para juntar dinero y luego pierden el dinero para recuperar la salud. Y por pensar ansiosamente en el futuro, olvidan el presente. Viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si nunca hubiesen vivido” Dalai Lama.

Posteado por: desdelaspurpurarias | 10/04/2012

Lo más hermoso y salvaje

Entra la luz por un insignificante orificio de la bóveda un solo y minúsculo punto que con los pasos que da a tientas en la oscuridad de la caverna se agiganta.

En el centro de todo un coloso en tierra de nadie.
El hechicero mueve el arco, las cuerdas, la madera antigua, el gesto preciso; todo se queda sostenido en una quietud perfecta.
.
Qué fábrica de intimidades hay entre sus dedos, cuantos susurros extraídos de las yemas y la nada.
Dedos raudos, sonidos frágiles, ojos soñando mientras lanzaba azufre al aire, avivando el fuego, recogiendo cenizas, manteniendo nuestras brasas vivas.
.
Entre sus manos un mascarón de proa que navega y rasga las brumas de un mar sin olas.
Un hombre tan fuerte y tan cerca, un hombre que a visto la muerte a los ojos, un hombre solo en una isla sola, naufragado en las emociones, un hombre de antes y de ahora. Nos guía por lo invisible, levantando las piedras de los ríos, mostrándonos lo oculto, lo más hermoso y salvaje.
.
El suelo húmedo exhala un olor dormido, huele a turba; con el tiempo el frío se adueña del lugar y el mago se arropa con la piel de la sima y por fin nos habla de sonidos, de la vida, de la  belleza, de la muerte…
.
¿qué fuerza hay que tener para acariciar siete cuerdas?
¿qué clase de aire respira un hombre como ese?
¿qué piensa su mente cuando la pasión por fin se desata?
.
Murmura nanas, y en el hueco de sus manos esconde todas las noches del mundo.
Nos sacó de la negrura de golpe atrayéndonos hacia la luz como un pez abisal, y ya todo fue distinto puesto ya nunca quisimos prescindir de ella. Cómo vivir ya sin ella.
.
Como nómadas sedientos lo seguimos hasta el infinito, por meandros y aguas abiertas, por espesos manglares; y a mi lado crecía una flor tan bella como intocable, con cada sonido un color, con cada verso un girón, un pellizco en el alma.
.
Oímos cantos de sirenas y como siempre desoímos las advertencias y nos acercamos demasiado a la costa, encallamos; ahora somos naufragos en una isla ya no tan desierta, en una soledad más acompañada, en una querencia vivida al día que es como viven las almas.
.
Desapareció el maestro, nos dejo un recuerdo emboscado un regusto en el paladar que no se borra con nada; espero que ese sabor indescriptible y esa pasión por la vida no desaparezca nunca y otros sigan avivando ese fuego.
..
.
Gustavo D. García Bolaños (C) 2012.
.
Escrito después de un concierto del Maestro Jordi Savall in Memorian de Monserrat Figueras en el teatro Manuel de Falla de Granada (15 de Marzo 2012).
.
Espero que algún día tengas la suerte de verlo.
.
.
Posteado por: desdelaspurpurarias | 26/08/2011

En la orilla

Ah pronto olvido tenéis,
pues cuántas veces bañé mi cuerpo en vos,
y aún así no me reconocéis o no queréis reconocerme.
.
Sabed que me consumo de celos al saber que antes que yo
muchos otros se adelantaron y os quisieron…
Cuántos hombres os amaron con hambre,
y cuántos crecieron pensando en vos,
cuántos murieron en vos y por vos.
.
Muchos creyeron descubriros,
otros tantos poseeros,
voceando a diestro y siniestro vuestros encuentros, sus azañas,
disertando sobre vuestro carácter voluble,
tierno pero que podía tornar a lo más infernal e iracundo que se conoce.
.
Que infamia vos iracunda
bellacos contando cada legua de vuestra inmenso pelaje,
de cómo se erizaba vuestra piel,
levantando vuestras altas escamas en merecida venganza en el septentrión,
aullando Boreas a vuestro lado y Austros mordiendo en el rugiente Sur…
.
Venganza os daré a mi manera
para que no seáis nuevamente molestada,
vengaré cada afrenta de esos infames,
aunque sé que vos ya habéis tomado carta en cada asunto.
.
Deseo veros templada con vuestra tez zarca en la orilla
y el más precioso índigo en lo insondable.
Deseo veros,
no sé cuándo, pero con el tiempo os veré,
sé que os veré…pronto.
.
Ahora no pidáis más que esa promesa.
Pero la próxima vez recordadme,
sólo os pido eso… sólo eso.
.

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C)

Imagen: Juan Cazorla Godoy (C)

Posteado por: desdelaspurpurarias | 30/03/2011

A Enrique Morente

“Se secó el granaillo que dormía entre gatos y gitanos,
se fue quedando ronco, y ya sin voz dejó al silencio huérfano de padre.
Como herencia sólo cenizas en la tierra y una estrella en el camino.

Frío, hoy se siente más frío en lo alto de la colina
desde que se quebraron las ramas con el peso del aire,
seco sin savia sin vida.

Ya no hay frutos descarnados que tirar al suelo,
ya no lleva el rojo como pendón flameando en el aire,
sólo un quejio queda, sólo un quiebro, sólo una estrella “.

 

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C)

Imagen: Web los + de Granada

Posteado por: desdelaspurpurarias | 18/12/2010

Labordeta

A la memoria de ese hombre grande José Antonio Labordeta Subías (1935-2010).
 
 
“Dar a los campos luz,
  sembrar de Labordetas el aire,
  para no olvidar la libertad,
  la libertad que nos han regalado
  con el sudor y el hambre
  de aquellos que vivieron
  con un puñado de sal.
 
Que no nos quiten las ganas de oir
  después del negro estruendo,
  y con firme paso andar lo nunca andado,
  inventar nuevos caminos, calles y callejas,
  veredas varadas en la montaña y la pradera,
  y un infinito hilo de barro en la durmiente estepa.
 
 Se ha de sembrar el mundo de soñadores,
 que prosperen en ellos la voz y nunca callen,
 que nos enseñen a vivir con la modestia
 de mochila, garrota y la fatiga del viaje,
 y con nosotros los sueños, estrellas, vinos y bailes.
 
 Se ha de sembrar de Labordetas el cielo
 y que con ello su voz maña siempre viva,
 para recordarnos siempre que un día
 alguien quiso ser dueño de la libertad…
 
 Sembremos el mundo con José Antonio Labordeta….”
 

 

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C)

Imagen: Kikelin (C)

Posteado por: desdelaspurpurarias | 13/12/2010

El último suspiro

Le ví caer con los primeros días del Otoño,
con su melena desdibujada por el viento.
Cuando cesó la lluvia, cubrió con su cuerpo caminos y charcos,
acariciando con un suave tacto los pies y los tobillos.

Le dio sonido a los días de templanza, con una desnudez delicada,
con una voz cálida por las mañanas que de noche se torna aspera y fría.

Se desmoronó como el Sol al suelo,
rompiéndose en millones de átomos aureos que se aferraban a la tierra,
mientras otros gemían pendientes de un hilo esperando aquel día,
cuando el aire les arrebate un último suspiro.

  

 

Texto: Gustavo D. García Bolaños ©

Imagen: Juan Cazorla Godoy ©

Posteado por: desdelaspurpurarias | 18/11/2010

Siento frío

Desde muy niño me siento hipnotizado por los paisajes boscosos, agrestes, tan salvaje como perdido en la espesura. 

Algo en mi interior se rompe y aflora de tal manera que la piel se encrespa amotinada como un glaciar que se empuja y resquebraja. 

Vuelve un primitivismo convulso, para recuperar algo que le pertenece, un territorio de caza en esta nada.
 
Mientras noto un corazón infantil, nervioso, apunto de salirse del pecho, con ganas de correr y gritar ladera abajo y dejarse caer entre las acículas, con ese olor a resina y madera viva y muerta. 

Mis ojos, lívidos, esperan como dos niños la colisión entre dos titanes de naturalezas bien distintas, la tierra con ese dorso duro y ennegrecido y el etereo Alisio, constante, con una única intención… mover la isla de su camino. 

De esa lucha, en la espesura del humo de la pólvora, siento frío, frío por el tiempo que no paso en el fondo de los valles, frío por el tiempo que no vivo en las cumbres, frío por no limpiar mi cansancio en las tajeas, ni en los charcos, ni en las playas al final de los barrancos; siento ese frío por el tiempo que no vuelve por el cauce de este río.  

Y cada vez veo más lejos a ese niño con frío.

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C) 2010

Posteado por: desdelaspurpurarias | 15/11/2010

El perfume

Me arrimo a su olor,
un perfume tembloroso,
y penetrante…

como un destetado gemido
clama donde no hay caminos
ni horizontes…

Si la veis decidle
que no la temo,
que no me hiere su recuerdo
pues no sembró de semillas el olvido…

decidle que no levantó fronteras suficientes
ni tan altas que mis raíces no derramen.

Quién podrá entregarme fatigada su figura,
quién será el valeroso mensajero,
quién despertará su serena llamada,
quién matará de estocada fiera su silencio,
quién abrazará el aire… aire de almendras mutiladas,
mientras sano robando besos de lumbres y destellos reposados.
Quién encerrará su perfume en cárcel no inventada,
quién ceñirá la presencia de su sombra…
quién será….

Si la veis decidle
que no la veo,
que sólo queda el olor fragante del anhelo.

Texto: Gustavo D. García Bolaños (C) 2010

Older Posts »

Categorías